Concepto Arte Andalusí

El Arte Andalusí lo encontramos en un amplio marco histórico, desde el s. VIII al s. XV (711-1492), y subdividido en varios periodos: cordobés, taifal, almorávide, almohade y nazarí. A esta amplitud cronológica hay que sumar tanto la riqueza y variedad de las manifestaciones como la variedad de disciplinas que estudian las fuentes escritas, árabes y cristianas, y los resultados de las excavaciones arqueológicas, planimetrías y fotografías.

Las personas encargadas de estas investigaciones son numerosas debido al gran número de métodos de trabajo en los que destacan historiadores del arte, arquitectos, arqueólogos y filólogos.

El término  andalusí abarca tanto el arte como el resto de manifestaciones culturales del Islam durante su dominio en la Península Ibérica. El término es más o menos reciente y se está consolidando dejando atrás términos como arte árabe español y arte hispanomusulmán. El término más antiguo hasta 1951 seria Arte Árabe Español, que pasaría a Arte Medieval Árabe y Cristiano, acabando en Hispanoárabe, pero estaría más enfocado a la lengua o etnia. Por ello el término islámico hace alusión a la cultura histórica del Islam general ya que alude a cosas y hechos culturales.

Este concepto de Arte Islámico ha evolucionado a Arte Musulmán debido a estudiosos franceses; y los españoles han utilizado el termino Arte Musulmán o Hispanomusulmán. Actualmente se mantienen estos términos aunque deberían modificarse por: Arte Islámico y Andalusí. El adjetivo Andalusí es el término más correcto desde el punto de vista histórico-cultural para designar al arte islámico de la Península Ibérica, dejando anticuados términos como los anteriores mencionados.

Las características más destacas son las que hacen referencia a la unidad creativa de un arte y arquitectura propias de una civilización de gran extensión geográfica. Nace como un arte rico y variado basado en la tradición clásica, en el arte bizantino, persa y de pueblos orientales. A pesar de ello, crean estructuras y decoraciones originales dando lugar a un arte propiamente musulmán.

  • Ornamentación: aparecen los mismos temas decorativos tanto en arquitectura como en artes suntuarias, camuflando casi por completo las estructuras (horror vacui). Destaca el uso de motivos geométricos con diferentes materiales y texturas; la caligrafía; estrellas entrelazadas; y motivos vegetales estilizados, llamados atauriques. No existen representaciones de la divinidad en lugares religiosos. La decoración más importante que introducen serán los mocárabes que separan espacios y se estructuran en alveolos semiesféricos o prismas que se superponen creando una ilusión óptica de estalactitas.2014-09-13 10.04.06.jpgCaligrafía y decoración geométrica sala del Patio de los Arrayanes, Alhambra de Granada.
  • Artes decorativas: aparecen arquetas y botes de marfil muy tallados; almireces, pebeteros y grifos de bronce; objetos de madera tallada, ataifores, jarras y jofainas de cerámica vidriada, pilas de abluciones y cipos lapidarios de mármol; orfebrería de oro; tejidos de seda bordada y libros encuadernados con rica decoración.
  • Arquitectura: destacan edificios religiosos como son las mezquitas; las medersas o madrazas que se encargan de la enseñanza de ciencias religiosas y jurisprudencia; en el ámbito militar destacan las fortificaciones con murallas compuestas por torres defensivas y las alcazabas; y en arquitectura residencial encontramos palacios y alcázares de gran riqueza. En un ámbito más público, destacan los baños árabes o hammam que derivan de las termas clásicas; en el interior de las murallas se componen los zocos, alcaicerías o qisarias donde se venden las mercancías de mayor valor; y por último se crean alhóndigas o funduq que servían para almacenar productos y se usaban como alojamiento mercantil.

En España encontramos gran número de monumentos donde ejemplificar este Arte Andalusí, pero se destacan unos cuantos por sus características e importancia en cada uno de los periodos:

  • Mezquita aljama de Córdoba, de periodo cordobés, junto a Madinat al-Zahra (Córdoba)
  • Aljarería de Zaragoza, del periodo de taifas (Zaragoza)
  • Nueva Mezquita aljama de Sevilla, de periodo almohade (Sevilla)
  • Alcázares de Sevilla, también del periodo almohade (Sevilla)
  • Alhambra de Granada y el Generalife, del último periodo nazarí (Granada)

El recorrido por estos monumentos nos permite hacernos una idea del proceso histórico y cultural del Arte Andalusí en la Península Ibérica.

pageAlhambra de Granada, Mezquita de Córdoba y Alcázar de Sevilla.

Bibliografía

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s