El Real Alcázar de Sevilla, la parte árabe

Aprovechando mi último viaje a la capital andaluza, Sevilla, y a la tan ansiada visita al Real Alcázar, no podía faltar un post sobre uno de los lugares más exquisitos del complejo, a mi parecer. Antes, un poco de historia para ponernos en situación. 

Desde el siglo XI la ciudad quedó unida al alcázar como fortaleza creada para proteger y albergar la residencia del poder y las dependencias de la administración estatal. reales-alcazares-entrada

Sensibles a las intervenciones realizadas por sus antecesores, cada monarca fue añadiendo, y no destruyendo (cosa que se agradece), consiguiendo así una compleja edificación que reúne elementos de todas las épocas desde el califato hasta nuestros días.

Mil años de arte e historia se superponen en una fortaleza que fue diseñada para proteger un enclave estratégico. Pasando por la Ispal de los íberos la cual conoció el poder de los Tartessos en el año 700 a.C.; convertida en Hispalis en época romana hacia el año 200 a.C. y gobernada por emperadores como Trajano y Adriano; convertida en la Isbiliya musulmana tras la invasión árabe en el año 711; y que tras el abandono del último califa almohade quedó en manos de reyes cristianos como Fernando III y Alfonso X; que más tarde pasó a manos de los reyes Alfonso XI y Pedro I quienes la reconstruyeron al estilo mudéjar, combinando tradición cristiana con la musulmana; con la unidad territorial conseguida por los Reyes Católicos pasó a ser pieza fundamental en ultramar con la conquista de America en 1492; y finalmente, con la llegada del Romanticismo y Alfonso XII, se producirían las restauraciones que hoy en día podemos observar en todo el complejo.

Podríamos decir que es un palacio heterogéneo debido a su origen musulmán, a su evolución durante diez siglos y a su uso como residencia real, el Alcázar se distingue del concepto de castillo-palacio tradicional. ¿Cómo se explica esto? Muy sencillo: frente al modelo de castillo-palacio de época gótica o renacentista que se caracteriza por una organización sencilla, con amplias y altas estancias y con una imponente fachada como elemento decorativo y muestra de poder real; se alza el Alcázar de Sevilla, de 6,5ha incluyendo sus jardines, se estructura en varios patios tanto públicos como residenciales, con espacios muy fragmentados que mejoran la habitabilidad y privacidad con estancias en un solo nivel, como mucho dos, y una decoración que se queda en el interior para su propio disfrute.

2016-12-01-10-35-29Mapa Alcázar. Fuente: Guías Visuales: El Real Alcazar de Sevilla, más de mil años de arte y arquitectura

A pesar de ser construido a las afueras del núcleo urbano, pronto se consolidó como centro de la vida pública y se encontraría rodeado de los principales edificios tanto medievales como modernos tales como la Catedral, la Lonja (actual Archivo de Indias), la Real Fábrica de Tabacos (actual universidad) o el Hospital de los Venerables.

El conjunto del Palacio del Yeso constituye la parte más antigua del Alcázar almohade, y ¿quiénes son los Almohades? A los emires, califas de Córdoba y reyes de Taifas de Sevilla les sucedieron en el siglo XII los Bereberes, provenientes de Marruecos. Una casta de estos Bereberes, los Almohades, fueron quienes crearon un gran imperio al norte y sur de Gibraltar con la intención de recuperar las esencias del Islam. img_20161201_104142Con ello, Sevilla se convirtió en la capital europea de este nuevo imperio por lo que estaba muy relacionada con Marrakech, sede del imperio almohade y cuya estrecha relación le dio el privilegio de traer sus construcciones a la ciudad andaluza.

Concretamente en el Alcázar, los almohades realizaron intervenciones decisivas como la ampliación de las murallas y la creación del Palacio del Yeso, llamado así por el uso del material en sus ornamentos. Esta residencia real ocupaba el lado izquierdo del Patio de la Montería, entre las cuales se hallan tanto el Patio del Yeso, del siglo XII, como la Sala de la Justicia, con estructura almohade pero decorada a mediados del siglo XIV, como primera muestra del estilo mudéjar en el palacio.

En cuanto a la parte que nos interesa destaca el Palacio del Yeso, el Patio del Yeso y la Sala de la Justicia.

2016-12-01-10-53-00-1

Mapa Palacio del Yeso. Fuente:Guías Visuales: El Real Alcazar de Sevilla, más de mil años de arte y arquitectura

El Palacio del Yeso, descubierto a finales del siglo XIX, concretamente en el año 1885 por el historiador Francisco Tubito y restaurado a comienzos del siglo XX, es la única estructura con rasgos característicos de la arquitectura civil almohade que ha llegado hasta nuestros días. Tras instalarse en el Alcázar, los almohades construyeron una red de palacios independientes que albergaban a los estamentos más altos de la sociedad. Una de ellas era el complejo que los cristianos llamaron el Palacio del Yeso. Estaba formado por un patio central y dos galerías, cada una a un lado, aunque conservada solamente la del lado sureste; se completaría con estancias alargadas y una posible qubba, la cual pasaría en el siglo XIV a ser la Sala de la Justicia.

Como ya sabemos, en la arquitectura residencial islámica el patio es un espacio muy importante ya que comunica las estancias, sirve como ventilación y regulación térmica gracias al agua y la vegetación. Por ello se crea el Patio del Yeso en el siglo XII siendo el eje del palacio y una muestra de la contención decorativa musulmana. Este patio muestra una composición diferente: la galería de uno de sus lados se relaciona con el siglo X cordobés y su palacio de Medina Azahara, y con la arquitectura de los siglos XIV-XV en la Alhambra de Granada. img_20161105_095807Mientras, el pórtico sureste que se mantiene en pie nos muestra la maestría almohade con el yeso y su estructura en tres módulos: uno central sustentado por dos pilares de ladrillo cuadrado que soportan un arco festoneado o en ondas adornado con sebqa; y dos módulos laterales idénticos e integrados por tres arcos lobulados con lienzos también en sebqa creando celosías de yeso. Mientras que el lado noroeste se compone de una triple arcada que recuerda a los modelos califales del siglo X, anteriores a los almohades pero que se conservaron. Todos los elementos arquitectónicos del patio utilizan detalles geométricos y vegetales para su decoración.

Y llegamos a la última estancia de origen árabe, aunque de estilo mudéjar -aquel que mezcla elementos musulmanes y cristianos- y que es la primera muestra que vemos en el Alcázar por orden del rey Alfonso XI de Castilla. Estamos hablando de la Sala de la Justicia, de planta cúbica, probablemente la qubba del palacio almohade y la cual el rey cristiano decidió reconstruir en el siglo XIV a modo de celebración tras su victoria sobre los benimerines. Pertenecen a esta época las yeserías, el artesonado octogonal y la decoración de lazo y ángulos.

2016-11-05-09-56-23Aunque se configuró con Alfonso XI, la sala debe su nombre al uso que Pedro I le dio ya que era el lugar donde juzgaba a los acusados desde el trono que se encontraba adosada a una de las paredes, pero que hoy ha desaparecido.

Bibliografía: Guías Visuales, 2016: El Real Alcazar de Sevilla, más de mil años de arte y arquitectura. DosdeArte Ediciones, Barcelona.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s