Laujar de Andarax, última capital del Reino Nazarí y de Al-Andalus

Aprovechando el fin de semana de agosto durante la festividad de Maria Santísima de Los Ángeles, visitamos a nuestros amigos de Almería quienes nos descubrieron este pueblo de la Alpujarra, el cual desconocíamos. Disfrutamos de su gente, su hospitalidad, su vino ecológico, sus cuestas, sus fuentes fresquitas, su naturaleza, del agua helada del Nacimiento y de todos los monumentos que forman este municipio alpujarreño almeriense Laujar de Andarax, al cual tenemos pensado volver en invierno, cuentan que con un poco de suerte, sus calles se llenan de nieve. 

Cuenta la leyenda que Laujar es el pueblo más antiguo de España, fundado por Túbal, hijo de Jefet y nieto de Noé, como Araja -el primer pueblo de España-, al que precisamente puso el nombre de Araja porque era el nombre de su hija fallecida en Armenia, cuando se disponía a embarcar con sus padres para venir a esta tierra.

Municipio de la provincia de Almería, situado en la Alpujarra almeriense. Se encuentra a una altitud de 918msnm y a 69km de la capital. Laujar de Andarax es la unión de dos núcleos poblacionales: El Auxor y El Hizam que se fueron uniendo a otras alquerías como Hormica y Camacin (desaparecidos). Su nombre deriva de El Auxor, del árabe gruta o caverna de montaña y Andarax o Andaraj del árabe era de la vida, por estar rodeado de montañas, agua y vegetación. Los musulmanes la conocerían como Andaraj el Viejo por los años desde su fundación: Túbal, nieta de Noe.

 

 

De la Prehistoria se conocen asentamientos del Neolítico final y Edades del Cobre y el Bronce; y en el cerro de la Alcazaba encontramos restos argáricos. En Época Romana se dejan pocos vestigios ya que era primordialmente minero. Esto lo sabemos por los restos encontrados en Caparidan, Loma del Gigante y La Quinta. Seguramente llegarían de Berja y se dedicaron a extraer plomo muy abundante en la Sierra de Gádor.

Durante la Época Musulmana, la población era autóctona, descendiente de los hispano-godos convertidos al Islam -conocidos como muladíes- que no aceptan a los yémenes -colones musulmanes- por considerarlos extranjeros y se alzan en armas contra el Califato Omeya. Cuentan con la ayuda de los mozárabes -hispano-godos que continuaron siendo cristianos- quienes también veían en los colonos una amenaza. Esta acción se enmarca en la revuelta liderada por Omar Ben Hafsun que duró desde el 880 al 918 por toda Andalucía y que desembocará en 913, en el paso del puerto de la Ragua, por parte de Adbderraman III. A partir de aquí se estabiliza la situación y, junto con la importancia ganada por el puerto de Almería, se produce un crecimiento demográfico y económico en la Alpujarra.

Tras la derrota en Navas de Tolosa (1212) y el inicio del tercer periodo de Taifas entre las que se encuentra el Reino Nazarí (1238-1492), la organización administrativa del reino se divide en tahas donde se encuentra la taha de Andarax, cuya capital es Laujar. Esta taha engloba los municipios actuales de: Fondón, Bayarcal, Guarros, Fuente Victoria y Alcolea. Ibn al-Jatib -poeta andalusí- describió la disposición urbana de Laujar alrededor de la Alcazaba -la más importante de la Alpujarra- la artesanía de la seda -hoy desaparecida-, las canalizaciones de riego y acequias conservadas que permitían las cosechas de grano que se almacenaban en silos subterráneos. También se tiene constancia de una mezquita mayor y varias rábitas.

En 1489, el Zagal, tío de Boabdil, quien gobernó Granada como Muhammed XIII (1485-1486), entrega durante su cautiverio a los Reyes Católicos los territorios almerienses que controla junto con Baza, Guadix y Almería. rey-boabdil.jpgEn 1492 los Reyes Católicos entran en Granada como castigo por la negativa del reino a pagar los tributos exigidos y en las Capitulaciones de Granada (1491) se establece que Boabdil ostentará el señorío de las Alpujarras y parte de Laujar de Andarax, donde establecería su residencia. Pero en 1493 abandona la península dirección Fez tras la venta de los derechos del señorío, por lo que puede afirmarse que Laujar fue la última capital del Reino de Granada, y de Al-Andalus.

Durante la Época Cristiana, los musulmanes que viven en la península cristiana pasan a llamarse mudéjares, en árabe domesticados, por lo que su convivencia no fue fácil, y aún menos con la llegada de los colonos cristianos. A partir de la revuelta del Albaicín y mudéjares granadinos en 1499, por el Decreto de 1502 fueron obligados a convertirse pasando a llamarse moriscos, pero a pesar de ello continuaron sus costumbres y ejercían su religión de forma clandestina. 3-el-reinado-de-felipe-ii-15561598-42-638.jpgEn este contexto de revuelta es cuando la mezquita mayor de Laujar, en el año 1500, con 200 mudéjares en su interior sufrió un ataque por parte de los cristianos. Además, en este lugar fallecieron Morayma, última sultana de Granada y esposa de Boadbil en 1493, y Aben Humeya, cabecilla del levantamiento morisco contra Felipe II en la Rebelión de las Alpujarras (1568-1517) y que fue asesinado por Aben Aboo en 1569.

Durante el reinado de Felipe II cuando la población empieza a formarse con los nuevos cristianos en torno al núcleo de El Auxor, trasladando a los vecinos de Hormica -actual paraje de la Villa Turística- y Camacines -entre las ramblas de Los Mártires y de Bonaya-. En el siglo XVIII Laujar de convierte en un apreciable centro textil, con industrias de la seda y la lana, con gran cantidad de telares, tornos de hilar y diversos batanes movidos por energía hidráulica, de los que aún quedan algunos restos. Las minas de plomo explotadas alimentan las fundiciones reales y tras el declive industrial textil, Laujar pasa a depender de la agricultura, con etapas de mayor apogeo con la uva de Ohanes, cuyo decaimiento marca el final del ciclo económico.vinedos-laujar.jpg

Finalmente en 1833, la Época contemporánea de Laujar, deja de ser parte del Reino de Granada y queda integrado en la recién creada provincia de Almería.

Laujar de Andarax cuenta con un rico patrimonio artístico y monumental repartido por sus estrechas calles: 

La Iglesia de la Encarnación: denominada como la Catedral de la Alpujarra, es la edificación monumental más importante de Laujar de Andarax en cuanto a volumen y dimensiones y preside toda la población debido a su localización. IMG_20190804_121752Primitivamente se encontraba, en este mismo emplazamiento, la antigua mezquita pero tras la expulsión de los moriscos y debido a su estado ruinoso, el arzobispo Diego Escolano ordenó la construcción de la iglesia cuyos inicios se remontan al 21 noviembre de 1672. Su arquitecto fue el maestro granadino Diego Gonzalo, el cual participa también en la edificación del convento de San Pascual Bailón. Su primera misa fue celebrada el 14 de diciembre de 1686 aunque, hasta el año 1678, no finalizó su construcción.

El templo está construido en ladrillo y muros de mampostería; su torre y tejado a cuatro aguas, representan la arquitectura tradicional granadina de estilo mudéjar, caracterizado por perdurar en la época barroca. Se edifica sobre planta de cruz latina, capillas entre los contrafuertes y una sola nave cubierta por una bóveda de medio cañón y crucero de pequeñas dimensiones con una cúpula sobre pechinas.

IMG_20190804_115214El retablo del Altar Mayor fue construido posteriormente a las obras el templo, siendo concluido en el año 1776. De estilo barroco y siguiendo la técnica del dorado, esta materializado en madera, plata, pan de oro y pigmento.El coro está situado al fondo de la iglesia -parte superior- siendo el órgano el complemento fundamental de todo el conjunto. Este órgano, situado junto a la pared del coro, dejó de sonar cuando parte de su material fue utilizado como munición en el Guerra Civil Española. En una de las capillas laterales del templo se encuentra la imagen del patrón de la localidad San Vicente Mártir cuya festividad se celebra el 22 de enero. 

 

450px-Puente_moros_laujar

El Puente de los Moros se trata de un acueducto de época musulmana, construido en tapial y ladrillo rojo con tres arcos de diferente tamaño. Situado en el barranco del Conde -zona de Calache-, su estado de conservación es excelente, siendo el mejor conservado de la provincia aunque está completamente cubierto por maleza y su acceso es casi imposible. 

 

El Convento de San Pascual Bailón, data la licencia de su construcción en el Archivo Municipal el 15 marzo de 1691. Fue edificado mediante la aportación económica de fieles devotos y fondos de la orden religiosa franciscana. El conjunto edificado estaba construido sobre una parcela de 3.000m2 de extensión, entre los que encontraba: la iglesia, el claustro y el complejo conventual.

  • La Iglesia, de estilo historicista, estaba construida en planta de cruz latina con ladrillo, yeso y argamasa -mampostería-. Sus capillas laterales se representaban abiertas mediante arcos de medio punto y el crucero estaba cerrado por una cúpula central. El Altar Mayor contaba con un retablo ornamentado con pinturas e imágenes entre ellas, la de San Pascual Bailón.
  • El Claustro, de planta cuadrada, se desarrollaba en galerías porticadas abiertas hacia el exterior a través de arcos de medio punto sostenidos por pilares de ladrillo y revocados en estuco y argamasa.

El complejo conventual estaba destinado a la residencia de frailes y familiares, caracterizándose por la austeridad y sencillez en su estructura. La planta baja era destinada a zonas de alojamiento para personal laico y servicios.

Con el paso del tiempo y, debido al proceso de la Desamortización de Mendizábal, la edificación fue expropiada a la Comunidad Franciscana el 12 marzo de 1822 subastándose cada una de las partes del conjunto a diferentes particulares. Hasta mediados del siglo XX, se oficiaban misas en su Iglesia, aunque el conjunto conventual tuvo usos diversos a lo largo del tiempo: vivienda, fábrica de harina, almacén o casa-cuartel de la Guardia Civil. A partir de los años 80, dejaron de practicarse actividades en el mismo. 

Los restos de lo que fue la Alcazaba árabe (siglos XIII-XV) se encuentran en la parte alta del municipio. Siguiendo la carretera que lleva al Paraje del Nacimiento, justo antes de la primera curva al dejar las últimas casas del pueblo. Los restos son inapreciables desde allí debido a las construcciones que se alzan sobre los restos y sobre las laderas en que se asienta. Por ello, la mejor forma de verla es desde el Jardín Botánico, situado en la ladera de enfrente. Su grado de abandono y olvido a la que ha sido sometida es increíble, a pesar de que fue declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento al amparo de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

800px-Alcazaba_laujar
Debió existir ya en el siglo X, aunque las citas más precisas son del XII y XIII. Según otros autores fue, posiblemente, mandada construir por Almutasim, rey de la Taifa de Almería, en defensa de los ataques del rey de Granada. Fue el lugar en el que Abén Humeya instaló su cuartel general durante la revuelta morisca y la fortaleza más importante de La Alpujarra en Época Nazarí, lugar en el que se alojaron El Zagal en 1489 y Boabdil en 1492, tras las Capitulaciones. Con la conquista cristiana, fue derribada parcialmente para construirse en su interior un baluarte, y posteriormente fue abandonada y rellenada con escombros. En la excavación de urgencia realizada en 1985 se halló cerámica que indicaba una intensa ocupación de la época nazarí (XIII-XIV), menor en el siglo XI y bastante escasa a finales del periodo almohade.

El Ayuntamiento de Laujar, de sencilla belleza, es un edificio de estilo neoclásico-populista por el arquitecto Francisco Quintillán quien manifiesta las reformas 450px-Ayuntamiento_de_Laujar_de_Andaraxdel despotismo ilustrado y fue finalizado en 1792 bajo el reinado de Carlos IV. Es un imponente edificio para su época y contexto rural, compuesto de tres pisos de altura coronados por una campana, del 1902, con espadaña metálica y un reloj, anteriormente situado en la torre de la iglesia. La planta es rectangular y sus paredes están compuestas de ladrillo y cajones de mampostería. La fachada, toda de ladrillo visto, tiene una composición clasicista y simétrica con tres niveles de galerías abiertas con arcos de medio punto, separados por seis grandes pilastras y, a partir del primer piso, barandillas en ellos.

En la Ermita de la Virgen de la Salud, donde primitivamente se situaba la pequeña ermita de San Sebastián y Santa Bárbara, a finales del siglo XVII dos ermitaños levantaron un nuevo edificio para venerar a la imagen de la Virgen de la Salud, que debía defender a los vecinos de las periódicas epidemias de peste y para ello se sitúa a la entrada de la población, como defensa frente al mal. En 1696, el cabildo de Laujar de Andarax hizo donación a los ermitaños de tierras y un caño de agua como contribución a la edificación y mantenimiento de la ermita, que estaba prácticamente acabada en 1703. Las obras corrieron a cargo de Agustín Rodríguez, maestro de alarife y vecino de Laujar. El edificio presenta una planta de cruz latina con crucero cubierto por una cúpula y bóveda de medio cañón en la nave, destacando el camarín con la Virgen de la Salud en el Altar Mayor.

La Ermita de las Ánimas fue construida a finales del siglo XIX por Patricio Asensio Montero y se sitúa en la entrada de la población, lo que recuerda la fuerte carga de religiosidad popular de todo el valle de Andarax desde los mártires de la Guerra de la Alpujarras y la Contrarreforma católica del concilio de Trento animándonos a interceder por las ánimas del purgatorio. 450px-Ermita_de_las_Ánimas_de_Laujar_de_AndaraxAsimismo, también servía como humilladero para buscar protección divina ante los numerosos peligros del viaje. La primera piedra se puso en 1895 en los huertos de Cebrián, es de pequeñas dimensiones, de planta rectangular, muros revocados y encalados con cubierta inclinada a doble vertiente. Se cubre por una bóveda de medio cañón, en cuyo arranque corre un entablamento salpicado de trecho en trecho por mascarones. Al exterior, la fechada principal aparece encuadrada entre un zócalo de mampostería y rafas de ladrillo en las esquinas que simulan sillares alternantes, rematado en una cornisa que rodea el perímetro exterior y que está constituida por tres molduras rectilíneas en saledizo progresivo; en el centro una puerta con arco apuntado y rodeado de sillares alternantes sin marcar la línea de impostas. Se corona por un frontón en cuyo centro se dispone una hornacina de arco apuntado y recercado de ladrillo, formando sillares alternantes. Según el historiador Castañeda, la Ermita de las Ánimas Grande tiene su origen en una promesa que hizo Don Patricio de quemar doce arrobas de aceite para una lamparilla a las Ánimas y que después cambió por la financiación de la construcción de la ermita. 

Y en cuanto a la Ermita chica de las Ánimas, es una pequeña construcción del siglo XIX, de planta baja y de estilo barroco-historicista. Se encuentra encerrada entre viviendas, con portada muy simple en arco de medio punto. En el interior, un óleo dedicado a la Virgen del Carmen que, al parecer, no se corresponde con el primitivo.

También destacamos las viviendas de la población que habitaba en Laujar de Andarax, por su importancia señorial y su arquitectura de estilo alpujarreño:

La Casa señorial de la familia Moya del siglo XVIII esta situada en la c/ Granada. El edificio, de dos plantas rematadas con una galería abierta, se abre a un patio interior cubierto. El terrado, como es tradicional en las casas alpujarreñas, está cubierto de launa y bordeado con un alero de tejas. Y la Casa del vicario, casa señorial de estilo barroco construida en el siglo XVIII con tres alturas ejecutadas con cajones de mampostería alternadas con hileras de ladrillo rojo. La entrada se enmarca entre columnas también de ladrillo. En la primera planta se encuentran tres balcones, los laterales de menor tamaño que el central, sobre el que se puede observar el blasón señorial en mármol de la familia Yanguas. En su interior cuenta con un patio de columnas de dos pisos.

Destacan también los escudos nobiliarios que pertenecen a la Disposición Adicional Segunda de la ley 16/1985 de 25 junio de Patrimonio Histórico Español como Bienes de Interés Cultural como el escudo Real de Carlos IV, escudo municipal del Ayuntamiento, escudo municipal -en el Pilar de la Plaza-, escudo del Marqués de Iniza -en Pilar de la Cañada-, escudo de los Yaguas de la Casa del Vicario, el escudo de los Aparicio, el escudo de los Suarez de Egea y varios escudos no identificados por todo el municipio.

La plaza de toros fue construida en 1923 por una sociedad presidida por Federico Yanguas, fue inaugurada con gran éxito de público, y en la actualidad está 799px-Plaza_de_toros_de_Laujar_de_Andaraxgestionada por José Caña con residencia en Sevilla. Construida en mampostería, enfoscada en gran medida, con otros materiales debido a las recientes reparaciones; la portada tiene arco de medio punto y las gradas están formadas por grandes escalones antiguos adosados a los espacios dedicados a corrales. Su estado actual es sólido, pero las continuas reparaciones sin criterio estético deterioran su imagen.

Destacan los numerosos pilares o fuentes que encontramos en todas las calles de Laujar, incluso se ha creado una Ruta de los Pilares para conocerlos todos y saber su historia.  La ruta recorre los 17 pilares que Laujar atesora mostrando el encanto de cada barrio. A través de esta ruta se conoce la importancia del agua como recurso importante a lo largo de los siglos, su funcionalidad y necesidades primordiales de cada zona en función de su localización hasta que llegó el abastecimiento de agua corriente. Nos guiaremos por el color azul de las cerámicas colocadas en la calzada para visitar, entre otros, el Pilar de la Barandilla, de San Antonio, de la Plaza Mayor, de la Cañada, de Calvache, El Nacimiento, Pilar Seco, Barrio Bajo o la Fuente Nueva. Ir a Ruta de los Pilares.

En cuanto a la naturaleza que envuelve el municipio de Laujar de Andarax, debemos destacar dos lugares que no podemos dejar de visitar:

El Paraje de la Vega, o la vega, a secas. Desde el Mirador de la Vega, situado en la Plaza Mayor, se puede obtener una panorámica increíble de las Alpujarras o dando un paseo por sus caminos. Surcada de ramblas y acequias aún retiene su encanto pese a las muchas construcciones irregulares y de dudosa legalidad que la jalonan así como las numerosas vallas y cercados, inexistentes hace unos años. Cuesta creer que no hubiese más que unos pocos cortijos como el Cortijo de los Paules (o Paulas) y el Cortijo de Las Erillas.

El Nacimiento es un área recreativa situada a menos de un kilómetro del centro del pueblo en la que se encuentra una zona de picnic y barbacoas junto con un bar-restaurante especializado en comida típica alpujarreña. En la explanada que ocupa el restaurante, en la parte más alejada al camino de acceso, existe una fuente pública que brota directamente del manantial. También es en este lugar donde se obtiene el agua potable del municipio y, junto a las barbacoas, puede admirarse la estructura recuperada de un molino de agua. 

Uniendo el conjunto se encuentra el cauce del río Andarax, que pasa a lo largo de unas represas utilizadas para captar sus aguas para el riego. A pesar del nombre, El Nacimiento no es el nacimiento real del río, hecho que ocurre aguas arriba cuando se unen el Horcajo y el Aguadero. 

 


Además de la Ruta de los Pilares, Laujar cuenta con dos
 rutas urbanas más que recorren parte de su patrimonio histórico, cultural y artístico. Las opciones están señalizadas para recorrer a pie el pasado y presente de la última capital del Reino de Granada. Los tres recorridos fueron diseñados por el Ayuntamiento, e inaugurados el 13 enero de 2018 -aprox.-, para realizarse de forma individual. Son de trazado circular con el que seguir las huellas de la calzada visibles en el suelo en forma de piezas cerámicas con diferentes colores marcando claramente los giros que se deben realizar y el acceso a los lugares más representativos. Ambas comienzan en el PIT (Punto de Información Turística) ubicado en la pérgola de Laujar, junto a la Plaza Mayor de la Alpujarra. 

La Ruta El Auxar. El término original de Laujar (gruta o montaña) nos describe la expansión urbana cristiana a partir del siglo XVI con piezas cerámicas en el suelo de color verde. Los principales monumentos de patrimonio histórico y religioso, junto a sus pilares más emblemáticos y casas señoriales, ejemplos de la arquitectura tradicional de la Alpujarra en los siglos XVIII-XIX. Durante este recorrido podremos visitar lugares como el Mirador de la Vega, Ayuntamiento, Fuente de la Plaza, Casa Vicario, Iglesia de la Encarnación, Convento, Pilar de la Cañada, Casa Moya, Pilar seco, Ermita Virgen Salud, Ermita de las Animas, El Cobertizo, Pilar de Barandilla y Casa de la Sombrerería.

el axuar laujar I

Y la Ruta El Hizán. Término que significa «castillo» y describe el urbanismo islámico original a levante de la población, guiándose con piezas de color amarillo. Partimos de la Plaza para descender hasta el cruce de la carretera hacia El Nacimiento y penetramos en este antiguo barrio de El Hizán ascendiendo por la cuesta de la calle Nueva. Se recrea la influencia morisca que aún se conserva a través de su casco histórico, incluyendo el pilar más antiguo que se conserva del siglo XVII y sus casas señoriales. Durante esta ruta podremos visitar la Casa Calavache, Lavadero del barrio bajo, Pilar de San Blas, Mirador del Molino, Alcazaba, Calle Alcazaba, Pilar de Fuente Nueva, Casa Francisco Villaespesa, Pilar de San Antonio y la Casa Ruiz.

el hizan laujar II

 

Bibliografía:

 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s